Icono del sitio Cielos Boreales

Observando el cometa Leonard desde casa

leonard2021a1comet

Esta mañana el despertador sonaba un poco antes de lo normal, mucho antes teniendo en cuenta que era sábado. La noche anterior estuve planificando la observación del cometa y sobre las 04:30 ya se encontraba a una altura suficiente sobre el horizonte y no demasiado alto como para que la ventana del salón supusiera un problema.

Lo suyo hubiera sido salir al campo para hacer la observación pero durante los últimos días he tenido la garganta un poco tomada y síntomas gripales así que no era plan de jugármela que no está la cosa para bromas.

Nos levantamos y subimos la persiana. Ya tenía preparada la StarAdventurer con la Canon desde el día anterior junto a la AZ-GTi con el Mak127 para visual. Primero encendí la cámara y empecé a hacer algunas fotos de prueba. A ISO6400 la imagen salía totalmente velada, a 1600 y reduciendo la exposición a 15″ se empezaba a distinguir alguna estrella. Finalmente dejé el ISO a 800 y con unos 20″ a pesar de que la contaminación lumínica de Madrid desbordaba el sensor.

Busqué en el visor de la cámara. Arturo era la estrella más brillante del campo y me permitió tomar un punto de partida. Después encontré M3 que destacaba también como una bolita brillante difusa. Desde M3 empecé a descender hasta que encontré una bolita verdosa difusa y efectivamente ahí estaba el cometa ¡Se apreciaba un poco la cola además de la coma verdosa!. Aumenté la focal del teleobjetivo 55-250 poniéndolo en su posición máxima, reenfoqué y lancé una tanda de fotos.

Mientras la cámara hacía su trabajo encendí la AZ-GTi y alineando a una única estrella, Arturo, puse en el GOTO M3 que enseguida apareció en el ocular de gran campo. A pesar de la contaminación lumínica se veía sin problemas aunque la fuerte turbulencia al abrir la ventana de casa hacía difícil distinguir sus estrellas componentes. Tomando como punto de partida el globular comencé a descender y no me costó mucho llegar hasta el cometa aunque tuve que recurrir a la manta oscura para mejorar el contraste y evitar la iluminación que se colaba por la ventana de casa. Fue al mover el telescopio cuando pude apreciar la débil coma del cometa. Si dejaba el telescopio quieto se hacía realmente difícil distinguir el cometa excepto usando visión lateral.

Había un conjunto de 3 estrellas, de las que la más brillante era 9 Boötis que permitían certificar que la posición era la correcta. Otras 3 pequeñas estrellas, alineadas perpendicularmente también eran visibles a través del ocular. Estuvimos observando el cometa por un periodo de unos 45 minutos y tras darnos por satisfechos apagamos la cámara y cerramos la ventana. No sacamos una foto espectacular, ni pudimos observar el cometa en las mejores condiciones, pero menos es nada.

Si los próximos días me encuentro mejor y el tiempo acompaña intentaremos salir para observarlo y hacerle alguna foto más. No es habitual poder ver un cometa desde Madrid y seguro que desde un cielo oscuro podemos sacar alguna foto acorde a la belleza de este astro.

Compártelo