Icono del sitio Cielos Boreales

Prismáticos Olympus 10×50 S

Hoy os vamos a hablar de los prismáticos Olympus 10×50 ya que recientemente los hemos comprado aprovechando una oferta en Amazon. Estos prismáticos tienen una excelente relación calidad / precio y su peso y pupila de salida los convierten en un accesorio astronómico muy útil para llevar siempre en el coche y observar el cielo cuando no tenemos el telescopio a mano o, como yo, cuando lo tenemos ocupado haciendo astrofotografía.

Soy un gran aficionado a la astrofotografía pero me gusta estar bajo el cielo estrellado durante las sesiones de captura (otros aficionados prefieren meterse en el coche o en casa y controlar el telescopio de manera remota mientras ven una peli o leen). A mi me encanta echar mano de los prismáticos para astronomía, unas cartas celestes y un libro y ponerme a recorrer el cielo intentando llegar al límite de la observación con binoculares.

Para estas observaciones he venido utilizando unos económicos prismáticos Bresser 10×50 que me costaron tan solo 10€ y que fueron muy populares tras comercializarlos Lidl de manera masiva. Fueron una ganga que se agotaron enseguida. Los he utilizado durante los últimos 12 años y los he disfrutado muchísimo pero últimamente notaba que se descolimaban muy fácilmente.

Buscando sustitutos para mis Bresser encontré los Olympus 10×50 con muy buenas críticas y finalmente pude probarlos una noche que me los dejaron durante una salida astronómica. Me gustaron mucho, peso similar a los Bresser, campo idéntico pero mucho más nítidos y con una representación cromática mucho más pura. La colimación perfecta daba como resultado una observación cómoda y placentera.

Decidido configuré el plugin Keepa para monitorizar el precio de los prismáticos en Amazon y que me avisara cuando bajaran. Tras esperar 3 semanas me llegó la alerta con un precio de 91€ (el precio habitual es de 119€) y aproveché para hacer la compra.

Prismáticos Olympus 10×50: buenos, bonitos y baratos

Recibí los prismáticos en casa. Caja de cartón con una hoja de instrucciones, funda de tela, correa y los propios prismáticos con sus tapas. Todo correcto. Lo primero es colocar la correa para evitar sustos y accidentes. Con la correa al cuello evitas que los prismáticos puedan caerse al suelo sin querer, no olvides usarla.

Las tapas ajustan bien pero las pequeñas pueden perderse fácilmente, en los Bresser las tapas pequeñas estaban unidas y formaban una única pieza que evitaban las pérdidas.

Al tacto se presentan como unos prismáticos ligeros (855g) y compactos, bien equilibrados y con un tamaño manejable. Además del ajuste de enfoque contamos con adaptador de dioptrías en uno de los oculares. La distancia interpupilar es adecuada para la observación de un adulto pero puede quedar algo grande para niños pequeños.

Las lentes tienen un revestimiento básico (simple coated) en los objetivos de 50mm de diámetro que ofrecen imágenes nítidas y luminosas y un campo de visión en astronomía muy generoso. Respecto a los prismas la verdad es que me ha costado encontrar información al respecto ya que en la web del fabricante no especifican si son Bak-4 o BK-7. Alguna web técnica indica que son Bak4 pero si así fuera creo que el fabricante lo indicaría, a mí me parecen más bien BK-7 pero con un grupete de ópticas que dan muy buena transmisión y corrección.

Apoyados sobre un trípode los Olympus 10×50 son muy cómodos de usar

Disponen de tuerca 1,4″ para sujeción en trípodes, algo muy recomendable para un uso continuado en observación astronómica, donde además muchas veces nos vemos obligados a observar en posiciones incómodas para ver cerca del cénit.

Comparativamente con los Bresser 10×50 ofrecen un campo idéntico pero imágenes mucho más nítidas y colores más reales. La puntualidad de las estrellas también es destacable.

En definitiva estamos ante unos prismáticos muy aceptables que sin ser de alta gama dan un rendimiento muy bueno y son una opción a tener en cuenta si tienes un presupuesto holgado que te permita gastarte más de los 50€ por los que encuentras la mayoría de prismáticos para astronomía de gama baja con los que empiezan la mayoría de aficionados. Si quisieras ir a prismáticos mejores podrías mirar tal vez los Nikon 10×50 (en torno a 200€).

Compártelo
Salir de la versión móvil